¡Hola mundo!

redentora de los cautivos y Patrona de las Fuerzas Armadas del Perú

Placa recordatoria ubicada en la Parroquia La Mercede de Roma entre Via Regina Margherita y Via Basento (Plaza Buenos Aires – Roma, Italia)

¡Bienvenidos al Blog 800Merced, dedicado a preparar el camino hacia los 800 años de la Orden de la Merced y de la familia mercedaria (1218-2018)!

Esperamos que este medio cuente con numerosas y variadas colaboraciones que nos ayuden a entender, interiorizar y agradecer el carisma de liberación que la Santísima Trinidad, a través de la Virgen María y san Pedro Nolasco, proyectó en el mundo como continuación histórica de la labor redentora de Jesús el Cristo.

Acerca de Fernando Ruiz

Fraile Mercedario, tecnófilo por afición, pensador por necesidad, promotor de libertad por vocación :-)
Esta entrada fue publicada en Encuentro Formación 2012, familia mercedaria, Formación, Frailes, Laicos mercedarios, Merced, Orden de la Merced, Ordenes religiosas, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Hola mundo!

  1. Fr. Pablo Bernardo Ordoñe dijo:

    Soy Fr. Pablo Bernardo Ordoñe, fraile de la Merced y servidor de la comunidad desde el oficio de Maestro General.
    Un gran abrazo para todos los mercedarios y mercedarias del mundo que clama libertad. Al inicio del Mes de nuestra Madre de la Merced y con el corazón poblado de rostros y de hermanos. Los saludo invitándolos a fijar nuestra mirada en la Madre que nos convoca y comparto esta pequeña reflexión que me anima y fortalce:

    “La Madre participa en el misterio de la Redención, no solo por ser ella misma el fruto admirable de aquel “hacerse cargo” de Dios, sino porque es cooperadora activa en esta obra; convirtiéndose así en protagonista de la historia de liberación del hombre.

    La participación de los mercedarios/as en la obra redentora, ha de ser de tipo presencial, no solo de imagen o virtual. Más aún, ha de ser itinerante, mendiga de libertad, peregrina en las nuevas cárceles de la globalización. Seremos con y para los hermanos, en la medida que sepamos caminar en lo llano de sus vida; cuando estemos abajo para compartir con todos/as, siendo visita, rescate, consuelo, caricia de Dios, como María de la Merced. Quizá desconocidos para el mundo, pero amigos de los pequeños y los que menos cuentan, de aquellos que en el Corazón de Dios tienen el primer lugar.

    El mercedario/a ha de ser un/una líder participativo que contribuya a la inclusión de todos/as en el anuncio del Reino de Dios, sin atropellar, generando espacios, involucrando a todos, acordando estrategias,destacando el valor inigualable de cada uno/a, persuadiendo a los más alejados. No debe faltarle, como a María de la Merced, la fuerza y el valor para entonar un canto de libertad, el Magníficat de la propia entrega, capáz de contarle al mundo en quién vivimos, nos movemos y existimos”.

    Rezamos unos por otros y nos re-encontramos en la mesa de la Eucaristía cotidiana.

    Abrazo fraterno ¡¡

    Fr. Pablo B. Ordoñe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s