Saludo del P. Maestro General al Papa Francisco en Vaticano

image

Estimados PP. Provinciales,  y Familia Mercedaria

Un gran abrazo desde Roma y a punto de regresar a la querida Provincia del Perú para concluir la Visita Canónica que estamos realizando.

Hemos tenido el gratísimo regalo de acompañar el inicio del Ministerio Petrino del Obispo de Roma y nuestro Papa, Padre y Pastor Francisco. Estamos felices, damos gracias a Dios por su entrega y oramos por su firmeza en el servicio encomendado.
De sus palabras me resuena:
En la Iglesia de Cristo en poder es servicio
Debemos ser capaces de “custodiar” entre nosotros los dones de Dios. Cuidarnos unos a otros, como José a la Sagrada Familia. Acompañándonos, sosteniéndonos, levantándonos, cu´randonos, impulsándonos…
Debemos ser expresión de la ternura de Dios que “sin verguenza” acaricia el alma y la levanta, incluso después de incontables caídas. Hombres de misericordia hecha gesto.
Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.
Jesucristo es nuestro centro y eje fundante. Sin Él, ni la Iglesia ni el Sucesor de Pedro tienen sentido.
Hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza.
Estas expresiones tienen un traducción precisa en la Merced:
– ser capaces de generar una trama (un entramado) fuerte y flexible, que sea el fruto de la generosidad y abandono de si.
– generar vida en abundancia y felicidad para todos.
– no podemos desentendernos del cuidado y custodia que los cautivos reclaman de la Merced.
– Si creemos apasionadamente en lo que vivimos invitaremos siempre a nuevos hermanos.

Hoy al medio Día he tenido la posibilidad de dialogar con él personalmente en un encuentro con Argentinos en Roma y le he pedido que bendiga a nuestra Orden de la Merced que él conoce bien y ama. Me pidió lo que transcribo: que los Mercedarios oren mucho más y en serio y que nunca dejemos de vivir la caridad redentora hasta la Cruz si fuere necesario por los cautivos. Nada de “medias tintas”. Un gran compromiso para todos nosotros ¡

Una entrevista en Radio Vaticano de lo vivido:

Seguramente nos recibirá con gusto cuando tengamos algún encuentro en Roma para abrazarnos a todos, confirmarnos en la fe e impulsarnos a un Octavo Centenario fecundo en vocaciones.

Les comparto algunas imágenes de nuestro encuentro que son un regalo para la Merced. Compártanlas con todos/as.

Mi bendición especial para cada uno. Recen por este servidor.

Fr. Pablo Ordoñe O. de M.

Imagen | Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s