san Pedro Nolasco, mercader de libertad…

san Pedro Nolasco, mercader de libertad...

SAN PEDRO NOLASCO, DE COMERCIANTE A SERVIDOR DE LA LIBERTAD
DE LOS HIJOS DE DIOS

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

La solemne liturgia de la misa dedicada a san Pedro Nolasco, nos indica que nuestro fundador ha sido un hombre lleno de fe y Espíritu santo. Puesto que la santísima Trinidad lo ha “revestido de la caridad de Cristo” (cf. oración Colecta); en un acto de amor inspirado por la Virgen María de la Merced, Nolasco ha sido constituido en “servidor, mensajero, fundador y adelantador” (cf. Proemio de las Constituciones Amerianas, 1272) de esta obra redentora, dando la vida si fuere necesario, en favor de los cautivos cristianos en peligro de perder su fe (COM 1;4;16).
De esta manera, recordamos nuestra historia y tradición fundacional, que sostenida en las “obras de misericordia” (Mt 25,31-46), en calidad de visita y redención, asimila lo maravilloso y lo cotidiano (exemplum) del siglo XIII hasta hoy. Pienso que no debemos olvidar ni dejar de profundizar las “leyendas mercedarias” que desde el nacimiento del niño Pedro, pasando por la lectura del panal de abejas en sus manos, hasta la aparición de la Virgen con el querer de Dios para el acto fundacional, así como la intervención de la Madre de Dios en el coro de Barcelona, nos muestran un propósito edificante de la constante presencia de Dios entre nuestro pueblo que sufre diversas formas de cautividad.

Sabemos, por algunas páginas de espiritualidad que el joven Nolasco unido al servicio y trabajo de sus padres, resultó ser un conocedor de la realidad social de su tiempo, viajaba, se desplazaba, compartía ideales, asumió roles nobles como el trabajo de “comerciante”; motivo por el cual, vió, miró, observó, analizó y reflexionó la condición de los hermanos que por motivos de su fe en el Resucitado perdían el sentido de sus vidas en las cárceles y mazmorras por el asedio musulmán de su tiempo. Es por ello, que a la luz del evangelio, decidió dedicarse a otro tipo de comercio: ¡más noble, más justo y más humano!, centrado en la fe de Jesucristo, nuestro Redentor. Es allí, cuando dejó todo por amor a Dios y por los cautivos, y emprendió un camino de caridad hacia los hermanos inspirado por Dios y la Virgen de la Merced y misericordia. Sin lugar a dudas, es la caridad que lo mueve, dejó el comercio terrenal, no duradero e inmanente, por un comercio espiritual trascendente. Así Dios, lo hizo renunciar a su antigua forma de ser, y a partir de ello, se aventuró en un camino nuevo; de ida y vuelta, de recolección y distribución de la limosna, de búsqueda y encuentro, de visita y servicio, de redención de cautivos.

Por ello, continúa resonando hoy el evangelio de la libertad: “dar la vida por amor a los hermanos”. Así pues, en un proceso de conversión personal, inició su misión, convocó amigos que serán también amigos de Jesús y su evangelio, y todos se unieron por el ideal de la libertad de los hijos de Dios. Esta “ejemplaridad de Nolasco” nos permite celebrar con gozo inmenso la novena y solemnidad del acontecer actual, como dice el Prefacio eucarístico, para cantar las maravillas del amor de Dios, en favor de este nuevo redentor, quien por un designio admirable de bondad y providencia hizo capaz la fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced; por ello, ha sido constituido “heraldo de la benevolencia de Dios, signo y portador del consuelo y la esperanza celestial”.

Que Nolasco, en estos tiempos de la Nueva evangelización, siga siendo modelo eclesial frente a una “sociedad líquida y globalizada” que ya no se asombra de la caridad de Dios, que sea nuestro guía espiritual hacia la santidad en los nuevos aerópagos y escenarios de la fe y nos ayude a discernir los signos de los tiempos (Mt 16, 3) para vivir con justicia y libertad entre hermanos por amor a Cristo Redentor.

INTERROGANTES:
¿San Pedro Nolasco sigue siendo un hecho y significado para mí y el mundo de hoy? ¿de qué manera?
¿Nuestros propósitos son los ideales de Nolasco, nuestro padre fundador ?
¿La historia y tradiciones mercedarias siguen siendo el “exemplum” para nuestro seguimiento y vida misionera?

Imagen | Esta entrada fue publicada en 800 años, 800 Años de Merced, Arte mercedario, familia mercedaria, Formación, Frailes, Laicos mercedarios, Mariología, Merced, Orden de la Merced, Ordenes religiosas, Reflexiones, Religiosas Mercedarias, Vida religiosa, VIII Centenario. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a san Pedro Nolasco, mercader de libertad…

  1. jsavelu dijo:

    Familia mercedaria y asiduos lectores de esta pagina:
    Vuelvo a insertar nuevamente algunas impresiones sobre nuestro acontecer mercedario y eclesial, después que estuve en la nueva fundación mercedaria que asumió la Orden y la Provincia Mercedaria de México en la ciudad de Camaguey-Cuba; es por ello que continuamos en el camino de nuestra comunicación hacia los 800 años de redención mercedaria en el mundo.
    Atte.
    P. Juan Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s