EL SINODO Y LA FE

El Sínodo y la Fe
 
P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.
 
Apuntes de una reunión eclesial
Roma, noviembre 2012
 
            El XIII Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización fue noticia, nos creó expectativa, hubo mucha información eclesial, hasta tuve la oportunidad de hablar con algunos padres sinodales, oyentes y seguidores del acontecimiento. El hecho fue significativo, se debatió mucho los temas de “jerarquía y carisma”, “testimonio” y “doctrina”, las exposiciones de los Obispos dieron la impresión de hablar de todo, pero hasta un punto no se sabía hacia donde se dirigía la barca de la Iglesia.  En relación al XII Sínodo sobre la eucaristía se dice que había un tema específico, esta vez, era muy compleja la temática; las preguntas no se dejaron esperar, por ello se planteaban los sinodales: ¿porqué hablar de la evangelización como nueva?, ¿nueva para quién?, como han podido leer, las respuestas son infinitas. Se ha tratado de explicar la terminología, la misma que ya fue usada en otros ámbitos eclesiales; en fin, hay una búsqueda de renovación. En las salas de reuniones se trató de conciliar fuerzas y corrientes eclesiales que deseaban objetivizar la evangelización con la espada en mano, al estilo medieval de los cruzados; a pesar de todo, hubieron luces de una Iglesia ecuménica, de diálogo y búsqueda constante de la paz. Fue difícil asimilar el listado de ideas, al final se redactó un “Mensaje”; después de todo se espera la Exhortación apostólica, donde el santo Padre tratará de perfilar tantas voces en el camino eclesial. Veremos que sale a la luz en el documento papal.
 
Con todo lo acontecido, algunos manifiestan que el tema es complejo; y se preguntan: ¿qué debemos buscar con esta novedad?, en el primer anuncio, en la pastoral ordinaria, en la recuperación de aquellos aerópagos perdidos, qué eclesiología hay en cada propuesta, el tema de los procesos de iniciación tocan la vida de los bautizados, porque hay miedo de institucionalizar a los catequistas, el tema de las mujeres en la Iglesia causa alergia algunos sectores eclesiales, ¿por qué juntar la celebración de los 50 años del Concilio con los 20 años de publicación del Catecismo de la Iglesia Católica?, algunos opinan que al parecer existe una obsesión de publicar documentos, editar libros doctrinales, o es que ¿no reconocemos que la doctrina está en el evangelio?. En realidad, estas interrogantes marcan lo denso que ha sido el último Sínodo. Felizmente se ha centrado en la primacía de la Palabra y de la Verdad para trabajarlo en pequeños grupos; a nivel de método se ha dado un valor al ver, juzgar y actuar; y se ha manifestado que no debemos demonizar al mundo; al contrario, verlo con sensibilidad e interiorizarlo en las reflexiones porque no todo lo que hay es malo, es obra creadora de Dios y eso se debe rescatar en la pastoral de conjunto. Se debe continuar valorando las relaciones que nacen de la experiencia de Dios, en línea de solidaridad y cercanía, especialmente en la promoción de una pastoral de frontera, donde se encuentra la vida religiosa en misión.
 
Y ¿qué se habló de la Vida religiosa?, muy poco, casi no entra en debate; sin embargo, hubieron voces proféticas y el documento trabajado por los religiosos presentes entró en las propuestas, porque se entiende que la Vida religiosa está en lo carismático, puesto que es el rostro humano de la Iglesia; por ello, es bueno subrayar el primado de Dios con la fuerza (de la mística) y la sencillez (de la profecía). Esto es el evangelio, y los religiosos deben complementar su radicalidad evangélica en su acción misionera con estos aspectos que son “esenciales” en la vida del pueblo de Dios. 
 
Al final de todo lo percibido, nos tenemos que preguntar ¿cuál es la toma de conciencia sobre el Sínodo o los Sínodos?, ¿cómo podemos ayudar nosotros a la Iglesia en la Iglesia?, ¿nuestras relaciones con los Obispos como están?, ¿la dinámica pastoral está acorde con los signos de los tiempos?, ¿la crisis actual de la sociedad que ha afectado inclusive a la Iglesia como resuena en nuestras vidas?.

 

 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s