PRIMERAS NOTAS SOBRELA EVANGELII GAUDIUM

Primeras notas sobre la Evangelii gaudium 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

Roma, 28 de noviembre del 2013

 

Desde una mirada rápida a la nueva Exhortación apostólica, Evangelii gaudium (EG), que en castellano significa: “la alegría del  evangelio”, la misma que viene a ser la primera del papa Francisco sobre el Sínodo de la nueva evangelización, puedo manifestar que me da mucha alegría reconocer que la pluma de papa está en todas partes, su pensamiento y sus gestos son visibles al interno de muchos números, por el cual, no excluye, al contrario incluye muchos aspectos de lo que vivimos en el mundo actual (EG 50-60) y ofrece su “sueño” de buscar la transformación de una Iglesia que se renueva cada día a la luz del evangelio (EG 27). 

Después de su presentación, nos impulsa al camino misionero en torno a una impostergable renovación eclesial (EG 20-24ss.), nos invita a “primerear”, es decir, a tomar iniciativa a través del Amor, que es el mismo Jesús que nos invita a un camino de misión. Por ello, el papa alienta a primerear, involucrarnos, acompañar, fructificar y festejar los cauces de la evangelización (EG 24); por ello, manifiesta que no trabajemos en la autopreservación eclesial (EG 27), sino que dejemos las estructuras caducas, para que la pastoral ordinaria sea “más expansiva y abierta”, que veamos la importancia de la parroquia, que no es la única estructura para evangelizar (EG 28), sino que valoremos inclusive los carismas eclesiales (EG 29), los cuales tampoco deben perder el contacto con la realidad y de esa manera salgamos a evangelizar. Nos pide el santo Padre, a no decir: “siempre se ha hecho así”, sino a “ser creativos y audaces” (EG 33) para no quedarnos en estructuras obsoletas; al contrario, dejemos que el espíritu ilumine nuestras mentes y corazones para vivir el dinamismo del evangelio de la vida y la libertad, que se embellece con la celebración litúrgica acogiendo el sublime tesoro de la palabra revelada (EG 175).

Dice aún el Papa: “No a la acedia egoísta. No al pesimismo estéril. Si al desafío de una espiritualidad misionera.  Si a las nuevas relaciones que genera Jesucristo” (EG 78-85). “No a la guerra entre nosotros” (EG 98-100), “No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno!” (EG 101), No dejemos que nos roben la alegría misionera. De esta manera, sigamos atentos en lo que realizamos en los caminos de la evangelización, mirando los rostros en el mundo y en la Iglesia, dialogando persona a persona (EG 114-127), ayudando al prójimo, encontrándonos con Jesús por los lugares más recónditos de la misión. Salgamos, salgamos a evangelizar (EG 49); No nos quedemos estáticos, vivamos la alegría del anuncio del kerygma entre los pueblos. Valoremos los signos de los tiempos y las opciones preferenciales, sigamos las huellas de Jesús, convirtamos la Iglesia en la casa paterna, donde se viva con transparencia y sin rivalidades el amor de Dios.

Que encontremos en la Virgen María, aquel modelo de mujer que supo “transformar la cueva de animales en la casa de Jesús”, que ella siga siendo para nosotros “la esclavita del padre”, la “amiga” de siempre, la del “corazón abierto por la espada”, que sea siempre “la madre de todos”, el “signo de la esperanza”, que sea  nuestro “modelo misionero” que junto a nosotros nos acompañe en la vida, por la vida y para la vida. Volvamos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño (EG 286-287).

Jsavelu 2013

Leyendo documentos eclesiales

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s